Puig, Mario Alonso

Mario Alonso Puig es INVITADO ESPECIAL 2do Santiago Despierta 4 y 5 de septiembre 2015 Médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo, ha ejercido la actividad quirúrgica durante 26 años. Es fellow en Cirugía por la Harvard University Medical School y miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia. Con una excelente formación ya que está especializado en el campo de la Inteligencia Humana, en medicina mente –cuerpo, en psicología positiva, en negociación por el Instituto Tecnológico de Massachusetts y en liderazgo. Mario Alonso Puig cuenta con una gran experiencia como docente ya que ha sido profesor en el ámbito internacional en el IMD en Suiza y profesor visitante en algunas de las universidades más importantes como el Global Leadership Centre en INSEAD (Fontainebleau, París), el Anderson Cancer Center o la Universidad Pitágoras de Sao Paulo. Asimismo, es profesor de liderazgo, comunicación, coaching, creatividad y gestión del estrés en elCentro Europeo de Estudios y Formación Empresarial Garrigues, en el Instituto de Empresa, Euro forum Escorial y en la UFV. Autor del libro “Madera de Líder” y de “Vivir es un asunto urgente” así como de“Reinventarse: tusegunda oportunidad”, es Premio máximo a la comunicación y relaciones humanas por el InstitutoDale Carnegie de New York.

“Se han escrito muchos libros y artículos sobre cómo tener éxito en la vida. Una gran parte de los mensajes que contienen, están dirigidos a las personas más jóvenes. Con ellos quieren orientarles para que den sus pasos en la dirección correcta. Hoy en día se nos bombardea con información y no es sencillo tener el criterio que se precisa para distinguir aquella información que de verdad es valiosa de la que no lo es. Además una cosa es tener un gran conocimiento intelectual y otra muy diferente es integrar ese conocimiento en nuestro actuar. El saber no es lo que cuenta, lo que cuenta es el saber hacer. Por otra parte, lo que muchas veces la sociedad cataloga como éxito y que no es otra cosa que el poder, el saber, el tener y el pertenecer, nos deja no pocas veces vacíos. Necesitamos referencias más claras, orientaciones más sólidas que ayuden a que nuestra vida tenga un verdadero sentido. Estas orientaciones tienen que basarse no en lo que la cultura o la sociedad dicen que hay que hacer, sino en lo que el ser humano es. Los verdaderos valores que orientan una vida, son aquellos que perfeccionan a la persona y la ayudan a crecer, evolucionar y alcanzar su plenitud. Todos, lo sepamos o no, nos movemos en múltiples dimensiones conectadas entre sí y que nos afectan de una u otra manera. Estas dimensiones son la biológica, la lingüística, la intelectual, la emocional, la cultural y la espiritual. Descuidar cualquiera de estas dimensiones tiene consecuencias negativas en nuestra vida y en la de otras personas a las que sin ser muchas veces nosotros conscientes de ello, estamos influyendo con nuestra forma de ser y de estar en el mundo . Cuidar de todas estas dimensiones de la persona, nos ayuda de manera decisiva a no perder la confianza y el equilibrio cuando nos enfrentamos a los obstáculos y a las dificultades que encontramos en el camino. Creo que puede venir bien en estos momentos recordar una de las poesías más hermosas y profundas de D. Antonio Machado: “Caminante, son tus huellas el camino. Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace camino y al volver la vista atrás, se ve la senda que no se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino, solo estelas en la mar.” La verdadera riqueza es la riqueza interior y por eso, cuando tenemos que hacer frente a las tempestades de la vida, si queremos evitar derrumbarnos, desmoronarnos o llenarnos de frustración y resentimiento, hemos de saber cómo trabajar nuestra interioridad. Nosotros manifestaremos en el exterior aquello que primero hayamos cultivado dentro de nosotros. Si queremos que nuestras circunstancias cambien, primero ha de cambiar algo dentro de nosotros. Sólo cuando nos fijemos menos en nuestro performance y más en nuestro potencial, solamente cuando nos fijemos menos en las limitaciones y más en las posibilidades, descubriremos esas alas que todos tenemos y que nos van a permitir volar a un nuevo mundo de oportunidad.”