La Confianza en sí mismo y cinco estrategias para desarrollarla

La Confianza en sí mismo y cinco estrategias para desarrollarla

La confianza en sí mismo es una actitud que permite a las personas tener una visión positiva acerca de ellos mismos. Pueden creer en sus habilidades, sentir que tienen control sobre sus vidas y que son capaces de hacer lo que planean y esperan. Pero esto no significa que se pueda hacer todo. Las personas que confían en sí mismas tienen expectativas realistas, objetivos alcanzables, y siguen siendo positivos aún si no los cumplen.

Cuando tienes una baja confianza en ti mismo, dependes excesivamente de la aprobación de los demás para sentirte bien. Tiendes a evitar los riesgos por miedo al fracaso y en general, no esperarás ser exitoso o que te vaya bien. En cambio, si confías en ti, vas a estar dispuesto a encontrar desaprobación de parte de los demás porque confías en tus propias habilidades.

La confianza en sí mismo no es necesariamente una característica que abarque todos los aspectos de la vida de alguien. Frecuentemente, una persona puede sentirse confiada en algunas áreas de su vida (por ejemplo, en lo académico) mientras que en otras áreas se sienten poco confiados (por ejemplo, en relaciones sociales).

Muchos factores están relacionados con un adecuado desarrollo de la confianza. La actitud de los padres es uno de los factores que influye en los sentimientos que posteriormente tienen los hijos de sí mismos. Cuando los padres proveen suficiente apoyo a los hijos, promueven el desarrollo de sentimientos positivos y confianza en ellos.

La falta de confianza en sí mismo no necesariamente se relaciona con falta de habilidad. Más bien, es el resultado de centrarse en expectativas poco realistas y en los estándares de los demás.

Cinco estrategias para desarrollar confianza

  1. Enfatiza tus fortalezas: Valora lo que eres capaz de lograr, recompénsate por tus logros, más que por lograr el resultado final. Céntrate en lo que puedes lograr, en vez de en lo que debieras lograr. Esto te ayudará a vivir dentro de los límites de tus propias dificultades.
  2. Toma riesgos: Ve los nuevos desafíos como oportunidades de crecimiento en vez de verlos en términos de ganar o perder. Esto te abre a nuevas posibilidades y puede aumentar tu sentido de aceptación de ti mismo. Si no lo haces, vas a ver cada nueva oportunidad como algo en lo que puedes fracasar e inhibir eventualmente, tu desarrollo personal.
  3. Habla contigo mismo: Trata de encontrar las creencias negativas que tienes continuamente. Luego, di a ti mismo “para” o “stop” y sustitúyelo por creencias más razonables. Por ejemplo, cuando te encuentras aspirando a la perfección, recuerda que no puedes hacer todo perfecto y que sólo es posible tratar de hacer las cosas bien. Esto te permitirá aceptarte mientras sigues luchando día a día por ser mejor.
  4. Aprende a evaluarte: Hacerlo te permitirá evitar la constante sensación de inquietud que tienes cuando dependes exclusivamente de la opinión de los demás. Céntrate en cómo te sientes acerca de tu comportamiento, trabajo, etc. Esto te dará un sentido más firme de ti mismo, evitando depender siempre de lo que piensan otros.
  5. Sentido del humor: Trata de desarrollar la habilidad de reír cada cierto tiempo, cuando cometes una “tontera” o algún error. Siente esto como parte de ser humano. El reír eventualmente te ayudará a mejorar la confianza en ti y la conexión con los que te rodean.

En Grupo Esencial contamos con diversos talleres y actividades que apuntan a desarrollar confianza en sí mismo.

Fuente: UC, Traducido de “The Board of Trustees of the University of Illinois”, 2005