¿Delegamos lo suficiente? Claves para dirigir y delegar

¿Delegamos lo suficiente? Claves para dirigir y delegar

Saber delegar nuestras tareas y obligaciones sobre otras personas capacitadas, multiplica nuestra capacidad de cumplimiento de objetivos, ya que nos ayuda a disponer de mayor tiempo.

¿Eres un Directivo? ¿Gestionas equipos y sientes que no tienes el control absoluto de la gestión de tu tiempo? Debes saber detenerte, encontrar el tiempo y buscar soluciones.

Esa voluntad de querer controlar o dominar el sistema en el que trabajas puede ser eficaz a corto plazo, pero puede crearte dificultades a largo plazo.

¡Por eso tienes que saber cuándo es necesario delegar!

¿Por qué es importante saber delegar tareas en otra persona?

Son tres las ventajas que trae delegar tareas:

  • Dispondrás de tiempo para anticipar y planificar tus próximos planes de acción.
  • Podrás probar tu capacidad para transmitir, comunicar, inspirar y conseguir que se involucren miembros del equipo.
  • No ejecutarás tanto y elevarás  tu “expertise”.

Y otros cuatro beneficios para tu equipo:

  • Mejorarán su nivel de competencia.
  • Se sentirán reconocidos.
  • Crearás una relación basada en la confianza.
  • Generarás  autonomía y fomentarás  las iniciativas.

¿A quién delegar las tareas?

Tu objetivo es ahorrar tiempo, no perderlo, por lo que elegir las personas adecuadas es esencial. Muchos gerentes delega sin haberse tomado el tiempo de identificar al mejor candidato para delegar trabajo. Resultado: tienen que explicar una y otra vez lo que desean obtener, la motivación de la persona en la que se ha delegado suele ser baja, se resiente la calidad de su trabajo y, en la mayoría de los casos, acabarán rehaciéndolo ellos mismos. Nunca elijas a alguien sobre otra base que la de sus competencias.

Existen tres perfiles diferentes sobre los que delegar obligaciones:

  • Una persona motivada que acaba de llegar al equipo.
  • Una persona que desee crecer dentro del equipo.
  • Una persona potencialmente capacitada que empieza a tener un trabajo rutinario y necesita un cambio.

¿Cómo delegar?

Antes de delegar sobre una persona debes asegurarte de tener en cuenta lo siguiente:

  • Definir bien los objetivos y los resultados que se quieren obtener
  • Preguntar a la persona elegida, tal y como lo haría un coach, cómo piensa proceder. Esto te puede dar muchas pistas sobre su nivel de competencias e incluso ideas valiosas.
  • Recordarle que estarás disponible en cualquier momento si se precisa ayuda y cumplirlo.
  • Definir tres fases: el inicio, una fase intermedia (llegando al 50% de realización) y la finalización.

Todos los grandes líderes han optado por rodearse de gente de su confianza. Saben delegar tareas y disponen del tiempo necesario para anticiparse a las necesidades de sus clientes y generar más servicios para mantenerse a la cabeza.

Cuando te encuentres frente a tu equipo, tómate el tiempo de observar y pensar cómo podrías confiar más en las personas que te rodean y delegar algunas de tus tareas diarias para así poder soñar y crear el futuro.

Por: Consuelo Cubillos F.